Qué debemos pensar para ser felices?

Según Killingsworth, solo pensamos en lo que estamos haciendo la mitad de las veces. Nuestra mente deambula mientras nos lavamos, comemos, trabajamos… incluso mientras hablamos con alguien. Un ejemplo práctico es cuando alguien nos pregunta qué hemos comido, muchas veces tenemos que hacer un esfuerzo para recordarlo porque, sencillamente, no lo hemos vivido de verdad, no hemos estado realmente presentes. Vivimos deprisa, sin prestar atención a lo que nos rodea, sin disfrutar de cada momento. La única actividad que centra casi toda nuestra atención es el sexo; pero ni siquiera entonces estamos del todo concentrados.

¿No es una locura? La mitad del tiempo estamos pensando en otra cosa… Así es imposible disfrutar de nada, porque elegimos imaginar en lugar de vivir.

¿Es bueno pensar en cosas agradables?
La intuición nos dice que sí, pero los estudios afirman que no. Hasta en la situación más estresante, te sentirás mejor si disfrutas de la experiencia actual. Vale, disfrutar de un atasco o de una discusión suena raro, pero la cuestión es que huir de la realidad no te servirá de mucho, por agradables que sean tus fantasías.

Si enciendes la radio y sonríes un poquito, seguro que el tráfico deja de preocuparte. Y en cuanto a las discusiones…pues dejémoslo en que son necesarias, para desahogarnos, para aclararnos, para reconciliarnos, para al fin y al cabo, sentirnos vivos.

Los beneficios de estar presente
Pensar en el momento presente reduce el estrés, la depresión y la ansiedad. O eso dicen los de la Universidad de Oxford, quienes examinaron a cerca de 300 personas en 2013. Más de la mitad redujeron sus problemas.

En cuanto a los fanáticos del deporte, pensar en el momento presente mejora su rendimiento. Para probarlo, los científicos apuntaron a 6 golfistas a un curso sobre el tema; todos ellos mejoraron su clasificación.

Y para terminar, pensar en el momento presente ayuda a combatir el insomnio. A fin de cuentas, muchos no dormimos bien a causa del hervidero que tenemos por cabeza; pero cuando vives el presente, aprendes a aparcarlas durante la noche. Lo único que hay que consultar con la almohada es el sueño.

¿Cómo puedo pensar en el momento presente?
Concentrándote en las sensaciones de tu cuerpo.

Vivimos tan apresurados que apenas saboreamos la comida, ni disfrutamos de la brisa, ni del placer de caminar… Pensamos continuamente en tantas cosas que nos olvidamos de sentir. Se trata simplemente de relajar la mente y sentir lo que estás viviendo. Vivirlo de verdad. Hay diversos ejercicios que se pueden realizar tanto en casa como en centros especializados y que nos ayudan a lograr este objetivo, se trata del mindfulness, la meditación y otras actividades derivadas que nos proporcionan la capacidad de estar presente y consciente en un momento determinado; el un momento en el que el cuerpo y la mente se sincronizan a la perfección y tomamos conciencia y presencia plena a nivel mental, corporal y espiritual. Dios, ¿no os suena esto a felicidad?

Disfruta cada momento, cada sensación, cada emoción. Pon los cinco sentidos en ello y haz el favor de empezar a VI-VIR.  Quien tiene la actitud de ser feliz, consigue ser feliz

image

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s