EL AMOR SIEMPRE MERECE LA PENA

A todos nos han partido el corazón alguna vez. Si no lo han hecho, es que has tenido suerte. Pero si has sufrido por desamor en alguna ocasión, has tenido la fortuna de vivir una experiencia importante en tu vida, que sin duda te va a ayudar a desarrollarte como persona, a valorar lo que tienes, cómo eres, a saber qué es lo que quieres y, en definitiva, a aprender.

Después de pasar por esta experiencia, es posible que pienses que no vas a volver a enamorarte, o directamente que  reniegues del amor y decidas que no quieres sentir nada por nadie. Pero con el tiempo, volverás a abrir tu corazón y conocerás a alguien que vuelva a hacer que te ilusiones, que te brillen los ojos y que conseguirá hacerte sonreír de nuevo.

Pero, ¿qué pasa cuando no superas ese mazazo? Pues que puede que te conviertas en un capullo integral con miedo al compromiso, con todo lo que ello conlleva.

Todas hemos conocido a un chico así: guapo, aventurero y divertido, con una actitud relajada que te hace sentir como si estuvieras de nuevo en el instituto. Es el típico chico que te atrae sin remedio y que se quedará en tu vida durante unas semanas, un verano o algunos meses más, lo suficiente para que pierdas la cabeza por él, tus sentimientos crezcan y acabes totalmente enamorada. Y entonces, cuando se te ocurra mencionar cómo serán vuestros planes de futuro, cogerá la puerta más cercana y se irá. Y precisamente la excusa que pondrá para hacerlo será que no está preparado, que ya le rompieron una vez el corazón, que lo pasó muy mal, que no sabe si volverá a poder soportar algo así, que no es por ti, que es por él.

Y seguramente que lo que para ellos ha sido pasarlo mal, no sea ni la mitad de lo que has pasado tú. Pero ya conocemos la tolerancia de los hombres con el dolor, no importa que sea físico o que sea emocional. La cuestión es que refugiándose en la excusa de que una vez les hicieron daño ellos coleccionan corazones como si fueran entradas de festivales.

Sin embargo, de lo que ellos no se dan cuenta es de lo que puede que se estén perdiendo por su falta de valor y madurez. Por culpa del miedo a comprometerse, puede que estén dejando escapar al amor de su vida, a esa chica increíble que jamás olvidarán, pero a la que cuando se den cuenta de lo que ha significado para ellos, sea tarde para recuperarla. Y por culpa de no tomar una decisión a tiempo, por culpa de no asumir el riesgo de amar y la posibilidad de sufrir, acaben sus vidas solos o con alguien que no signifique nada para ellos.

Así que sé valiente,  juégatela. Puede que te vuelvan a partir el corazón y puede que no. Pero aunque amor y sufrimiento muchas veces van de la mano, nadie nunca podrá quitarte las experiencias, todo lo bueno vivido. Porque si hay una  cosa de la  que puedes  estar seguro es  de  que  el amor siempre  merece  la pena.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s